Como consecuencia, ambos partidos se declararon perdidos por Bolivia y se concedió la victoria por 3-0 a favor de Perú y de Chile. Asimismo, se impusieron dos multas, de 6.000 CHF cada una, a la Federación Boliviana.